Nuestros servicios se encuentran restringidos a residentes en España, Andorra y Portugal.

Por Caty Fairclough

Los automóviles tienen que existir en una variedad de condiciones ambientales. Necesitan manejar cambios ambientales como fluctuaciones de temperatura. Por lo tanto, es importante crear piezas que puedan soportar estas condiciones. Durante la Conferencia de COMSOL de 2014 en Cambridge se presentó una investigación sobre la funcionalidad de un sensor de posición inductivo.

Un sensor de posición para todas las condiciones

Imagine que está conduciendo por el desierto. Cuando cae la noche, la temperatura cae también. Usted disminuye la marcha y tuerce hacia el parking parando el coche en su destino.

Cuando cambió la marcha, el automóvil lo detectó y reaccionó apropiadamente. Para que esto ocurra, los elementos como los cambios de marchas automáticos necesitan funcionar correctamente. Un dispositivo llamado sensor de posición es utilizado en los módulos de cambio de marchas y en otras partes del automóvil, como los ajustes de posición de los asientos. Estos sensores de posición necesitan trabajar correctamente en las diferentes condiciones y entornos en los que el coche debe operar.


Algunos usos de los sensores de posición en los automóviles. Imagen de A. K. Palit, y tomada de su presentación en la COMSOL Conference 2014 en Cambridge.

Un investigador del Lemfoerder Electronic GmbH (ZF-Friedrichshafen AG. Group) en Alemania habló sobre su simulación de un sensor de posición inductivo en la COMSOL Conference 2014 en Cambridge. Escogió simular un sensor de posición inductivo sin contacto por su estabilidad a la temperatura y su bajo coste. Los sensores Hall, típicamente utilizados, son inferiores en estos aspectos ya que los cambios de temperatura alteran su rendimiento y no son una opción barata.

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.