Por Joshua Zable.

¿Ha oido hablar alguna vez de la Pera Cocodrilo? Si no, no se preocupe ¡No está solo! Sorprendentemente es otro nombre para el aguacate.

Tan de moda como se han convertido los aguacates últimamente, han existido y han sido utilizado en platos populares de todo el mundo durante cientos de años. El guacamole, por ejemplo, lo crearon los Aztecas y data de algún tiempo ¡por allá entre los siglos XIV y XVI! A medida que esta deliciosa salsa verde y otros platos pesados de aguacate continúan ganando popularidad, la demanda de aguacates aumenta. Con un suministro limitado, el coste aumenta y crea problemas para los consumidores, restaurantes y fabricantes de alimentos, en igual medida.

Un sencillo cambio: ¿calabacines por aguacates?

Dado el precio vertiginoso de los aguacates gracias a la demanda mundial, un fabricante de guacamole decidió ver si podían sustituir algunos aguacates en su guacamole por calabacines, o calabacitas, una calabaza mexicana de color verde brillante con características similares; un truco que a veces se usa en la industria de restaurantes. 
Sin embargo, con un público fiel, al fabricante le preocupaba cambiar la receta y poner en riesgo su marca. El fabricante de guacamole decidió realizar una prueba y pedirle a un grupo de muestra que probara y clasificara su receta de guacamole "clásica" frente a su receta "nueva" con aguacates y calabacines.

Como experto en marketing, sé que una de las campañas de marketing más atrevidas y convincentes es que un fabricante de alimentos realice pruebas de sabor comparando sus alimentos con la competencia. Además de ser una herramienta de marketing, las pruebas de sabor pueden ayudar seriamente a los restaurantes a introducir nuevos alimentos y probar nuevas recetas. Y los fabricantes de alimentos pueden usar pruebas de sabor para sustituir los ingredientes por una serie de resultados beneficiosos, que incluyen hacerlos más saludables o menos costosos de producir.

Los restaurantes introducen cambios en su menú y confían en el boca a boca del personal o los clientes para determinar si los nuevos elementos del menú están a la altura. Las cadenas y fabricantes más grandes pueden probar alimentos en mercados de muestra. Los tests-T son una forma sencilla de realizar una prueba de sabor, sin importar cuán grande o pequeña sea su operación.

El fabricante de guacamole reune a gente para su prueba de sabor, hace que clasifiquen a los dos guacamoes y empieza a recopilar datos, pero sin ningún antecedente estadístico, ¡recurren a Miniteab para obtener ayuda con sus test-T!

¿Poner tu prueba de sabor ... en el Test estadístico!

Para comparar con precisión las formulaciones de los dos productos, pedimos a 25 panelistas que probaran ambas recetas la Clásica y la Nueva y que punturaran el gusto en una escala del 1 al 10, donde 10 era la que tenía el mejor sabor.

Sabiendo que necesitábamos minimizar el sesgo, aleatorizamos el orden en el que los panelistas probaban las recetas de forma que aproximadamente la mitad del grupo probó primero la Clásica, mientras que lo otra mitad probó primero la Nueva. También tapamos las dos formulaciones durante la prueba para eliminar cualquier opinión preconcebida que los panelistas puedieran tener sobre ambas.

                    

Los datos eran fáciles de entrar, como se puede ver arriba a la izquierda. Para analizar estos datos, el Asistente de Minitab puede guiar y ayudar con el análisis y el informe de resultados. Pasando por encima del menú de Pruebas de Hipótesis, mostrado arriba a la derecha, el Asistente explica alguna de las opciones.

Cuando se hace clic en la Prueba de Hipótesis se abre una nueva ventana que presentará un mapa preguntando qué se desea hacer. En nuestro ejemplo de prueba, queremos comparar las dos muestras entre sí.

En este caso, sabemos que queremos comparar dos muestras entre sí, pero como estamos utilizando Minitab para el análisis, no estamos seguros de qué opción es la apropiada así que clicamos "Ayudarme a elegir" bajo el Asistente de Minitab "Comparar dos muestras entre sí."

Ahora también sabemos que cada panelista probó ambas recetas, así que queremos comparar las medias de la receta para unos elementos de conjunto coincidentes. La T pareada es la prueba apropiada aquí porque considera que las observaciones en las columnas Clásica y Nueva no son independientes, ya que cada panelista puntuó a ambas recetas.

Una receta para resultados maduros

Después de que Minitab corriera el análisis, me emocioné al ver los resultados. El informe resumido de Minitab me dice que la media de la clásica no es significativamente diferente que la media de la Nueva. Minitab calcula las diferencias para cada fila, con esas diferencias se representa en el histograma. la diferencia promedio es muy cercana al cero (-0.16) y el intervalo rojo proporciona un rango para la diferencia de medias verdadera, diciéndome que las dos recetas no son diferentes después de todo. ¡Esto significa que mis probadores no pueden detectar una diferencia entre las recetas!

Antes de entusiasmarme demasiado con los resultados, necesito verificar que mi prueba tenga la potencia adecuada. La potencia estadística es la probabilidad de detectar un efecto, suponiendo que existe. Quiero evitar el error de suponer que no hay diferencia entre las recetas basadas únicamente en el hecho de que tuve un experimento débil. Minitab ayuda fácilmente a calcular la probabilidad de detectar la diferencia práctica entre las recetas utilizando el Informe de Diagnóstico de Minitab.

Dado el tamaño de mi muestra, tenía un 87% de probabilidad de detectar la diferencia, tal y como se muestra abajo. Esto me indica que mi prueba no era débil, significando que tenía la potencia adecuada para detectar una diferencia entre las recetas.

A medida que leo más abajo la tarjeta del informe, me informan que no hay puntos de datos inusuales y que la normalidad no es un problema. Reitera que tenía un 87.1% de posibilidades de detectar una diferencia y que algunos profesionales creen que un 80% de posibilidades de detectar es suficiente, por lo que puedo confiar en los resultados originales y en mi conclusión.

Decisión final deliciosa

¡Este experimento fue un gran éxito gracias a las estadísticas básicas! Basándose en los resultados finales y en la verificación del experimento, descubrimos que el fabricante de guacamole puede cambiar su producto con la nueva receta con los calabacines y el aguacate mezclados con la confianza de que podrán mantener bajos sus costes de fabricación sin sacrificar el sabor.

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.