El mapeo de flujo de valor en una piedra angular de la metodología de mejora de procesos Lean, y también es una reconocida herramienta utilizada en Six Sigma. Un mapa de flujo de valor ilustra el flujo de materiales e información a medida que un producto o servicio se mueve a través de un proceso. Crear un mapa de flujo de valor del "estado actual" puede ayudar a identificar el desperdicio y también facilita la visualización de un estado mejorado para el proceso en el futuro.

Se puede utilizar el mapeo de flujo de valor para mejorar cualquier proceso. Pero a menos que se utilice la herramienta correctamente, el mapa de flujo de valor podría no capturar todas las oportunidades que se tienen para mejorar la calidad y la eficiencia.

Aquí se exponen cinco pautas para obtener el mayor beneficio de la energía puesta en el mapeo de flujo de valor:

  • Capturar el proceso tal como funciona ahora, no como se supone que opera.
    Un proceso que funcionó bien cuando se tenían 20 empleados puede no funcionar eficientemente ahora que la empresa es una compañía de 200 personas. Asegurarse de mapear el proceso tal y como ocurre ahora, no de la forma que solía funcionar, ¡o cómo le gustaría que funcionara!
  • Asignar un administrador del Mapa de Flujo de Valor para dirigir el esfuerzo del mapeo.
    La aportación de los miembros del equipo y las partes es importante, pero se debe designar (o elegir) a un miembro del equipo para que dibuje el mapa completo de la cadena de valor. Esto asegura que el administrador entienda los flujos de material e información.
  • Recorrer el proceso para asegurarse de que el flujo de materiales e información son precisos.
    Asegurarse de que el mapa refleje la realidad del proceso; verificarlo siguiendo el proceso desde el principio hasta el final puede revelar detalles cruciales que se podrían haber pasado por alto.
  • Concéntrarse en un pequeño paso cada vez. Asegurarse de capturar cada paso con precisión. Por ejemplo, no se debe confiar en el reloj de la pared para medir los tiempos de ciclo; debe utilizarse un cronómetro.

La creación de un mapa de flujo de valor del estado actual del proceso ayuda a concentrarse en áreas de desperdicio como el exceso de inventario, el tiempo sin valor añadido y múltiples operadores. A medida que se visualiza el estado futuro del proceso, pueden variarse datos en el mapa de estado actual para explorar los efectos de posibles mejoras.

Si bien es posible realizar el mapeo de flujo de valor en papel, las herramientas de software como las de Companion by Minitab hace que el mapeo de flujo de valor sea mucho más fácil.

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.